Barco: «Queremos hacernos un lugar en el universo musical»

Por Daniel Accornero (@danyaccornero)
Ascenso sin parar. Grandes críticas de su flamante segundo álbum «Era Es Será». Nominados a los Premios Gardel a la música en la categoría “Mejor álbum grupo pop». El presente de la banda Barco es impresionante. Y qué mejor que festejarlo con un show en Teatro Vorterix, el sábado 20 de mayo, a las 19.

«Venimos con un gran envión por la nominación a los Premios Gardel es un honor, es un reconocimiento al gran trabajo que venimos haciendo día a día. Estamos con todo va a ser un show muy picante, con muchos condimentos, covers, invitados, sorpresas. Felices de que llegue el día», señala el bajista Justo Scipioni en diálogo con Pogo de Rock.

Formados a principios del 2011, el buen gusto y misterio quizás sean los dos principales componentes que se perciben al escuchar a la banda que también integran Alejandro Álvarez (voz y guitarra), Ramiro Cremona (teclas y coros) y Francisco Álvarez (batería y samplers).

«Vamos a tocar toda nuestra discografía; va a ser el show más largo de nuestra historia. Los que nos siguen desde hace tiempo saben que los temas viejos están reversionados, toman otro color. Siguen evolucionando. Quedaron muy buenos para el vivo, que es un mundo completamente distinto. Nos parece que para el vivo hay recursos que suenan mejor que en estudio. Y viceversa. Es otra energía, otro color, otra tensión», agrega Scipioni.

¿Qué diferencias puntuales hay entre el primer cd y este flamante “Era Es Será”?

Varió la composición, las canciones del disco anterior venían de secuencia de la computadora, salían de experimentar de grabar ahí con sonidos de sintetizadores, con secuencias. Ale (Alejandro Álvarez, voz y guitarra) traía un riff o una armonía de guitarra con alguna melodía vocal y a partir de eso la completábamos entre todos.

En este disco no trabajaron con un productor. ¿Por qué tomaron esa decisión?

En realidad fue algo que se dio naturalmente. Es por la etapa en las que nos encontrábamos. Ya las canciones habían ido y venido. Estas nueve canciones estaban emparentadas, en cada una hay un poco de la otra, con sus estilos y sus formas. Igual invitamos a conocidos como Lea Lopatin y Javier Zuker (ambos del grupo Poncho) quienes sumaron sus instrumentos y conocimiento. Teníamos la idea de un disco corto. La manera de consumir la música es distinta. No queríamos algo largo.

Son una de las bandas de mayor proyección. ¿Cómo ven el camino que transitan en la música?
Es un camino de a ratos complicado, uno se pone ansioso pero hay que entender que esto es paso a paso, esa es nuestra idea y así vamos accionando. Hay una gran camada de bandas que viene trabajando mucho. Hay un recambio generacional en el universo musical. Nuestros ídolos, muchos se han ido, y otros ya no están tocando. Por eso, estamos intentando meter la cola, hacernos un lugar.

¿Cuáles son las influencias que ustedes tienen para componer?

Mirá. por ahí aparece una balada, algunos toques funkies; las influencias de acá están siempre. Escuchamos de todo. Una de nuestras canciones tiene un pasaje de una obra de Felix Mendelssohn. Nos entran canciones de todo tipo por nuestros poros. Trabajamos para la canción, desde nuestro instrumento, que sea divertido para tocarlo. La meta es divertirse.

¿Cómo sigue el año después de la presentación en Vorterix?

Queremos llevar este disco por toda la Argentina. Pretendemos ir a Chile en noviembre y otras fechas en otros países. Es muy loco que nuestra música llega a lugares insólitos, a través de las redes sociales nos comentan y nos piden que los visitemos.