Buda: “No queremos hacer más de lo mismo”

Buda se presentará por primera vez en “La Trastienda Samsung” el domingo 10 de noviembre, a las 20, en Balcarce 450 (CABA). Gerónimo Sánchez, baterista y en coros del trío conformado también por Gabriel Román (guitarra y voz) y Juan Pablo Cadaval (bajo y coros), mano a mano con Pogo de Rock.

Por Matías Luciano Rossi

“Es una fecha muy importante para nosotros. Si bien pasamos por lugares como “The Roxy”, “Liverpool Bar” y “El Emergente”,  “La Trastienda” tiene un significado especial por su historia artística y cultural. Estamos preparando un show muy potente. Tenemos siempre el concepto de elevar la vara y no quedarnos con lo musical. Va haber una lista con temas viejos y nuevos, adelantos del próximo disco. Vamos a mostrar una puesta escenográfica renovada y un vestuario bastante jugado que nunca nos animamos a usar. Además van a venir  invitados y tenemos varias sorpresas”, adelantó Sánchez en la entrevista telefónica.

¿Qué se puede adelantar del próximo disco desde el sonido y lo compositivo?

El disco está en los últimos pasos de la pre-producción. Lo estamos laburando con Dante Saulino, el productor artístico de Mike Amigorena entre otros artistas. La idea es entrar a grabarlo en diciembre.  El estilo que hacemos es Groove Rock, que provoca el movimiento del cuerpo. Una música que mantiene las bases del rock  y se fusiona con estilos como el funk, soul y hip hop.  El género que hacemos es bastante fresco. En Argentina hay pocas bandas que van por una línea similar de lo que hacemos. La búsqueda del disco es logar un audio bastante particular que se identifique con nuestro estilo y que sean canciones con mensajes muy concretos, sin muchas vueltas.

 

Cuenta Gerónimo Sánchez que Buda surgió en agosto de 2014, en plena adolescencia de los integrantes que actualmente conforman el grupo.

“Me contacté con Gabriel Román (guitarrista) y Juan Pablo Cadaval (bajista) por internet. Fuimos los tres a una sala a ver que onda. Y tuvimos la suerte de cruzarnos, apuntar para el mismo lado y que el proyecto crezca. Darle seriedad y no juntarnos a tomar cerveza con la excusa de ensayar. El objetivo era vivir de la música que por suerte, hoy en día, lo logramos.  Congeniamos muy bien desde lo musical y lo humano”.

– ¿Qué definición le correspondería a una banda como Buda en un diccionario? 

Se puede definir como “novedoso y fresco” para el oyente. Nuestro objetivo es generar algo que no sea más de lo mismo, que cuando lo escuches encuentres una frescura. En el rock hay montón de bandas conocidas y emergentes que suenan bastante igual, nosotros buscamos diferenciarnos. Esto se fue dando porque en Buda empezamos con algo distinto de lo que hacemos ahora. Al principio hacíamos un rock más alternativo y coqueteábamos con el funk hasta ahí. Entendimos que esos temas y estilos no nos podían dar más de lo que nos daban y encaramos otras cosas. Probamos, hicimos zapadas en vivo y nos dimos cuenta de que la pasábamos mejor que con los temas anteriores. Incluso, el público nos hacía notar lo mismo. Si tuvimos la suerte de encontrar este estilo y de que nos guste como a la gente, dijimos “listo, va por este lado”. Uno labura para el proyecto que  ama y también para la mirada y el oído del otro.  Cuando escuchás Buda se diferencia del otro conjunto de bandas en general sobre todo en los shows en vivo, por el concepto integral que hacemos de punta a punta.

 

– ¿Qué te gustaría que pase con Buda más adelante?

No solemos soñar muy a futuro, sí en el corto plazo. Vamos paso a paso. Queremos sacar el disco de una vez por todas, lo venimos laburando hace un año. Tiene muchas horas de ensamble, de armar, desarmar y volver a rearmar los temas. Ese el objetivo más cercano después de La Trastienda. Y más adelante, nos gustaría crecer cada vez más y que más gente nos preste atención. Guste o no. Tener la oportunidad, al menos, de que nos escuchen.