Charlie 3: “Elegimos un género que no es comercial, pero no nos importa”

Por Nadya Pérez Lugo

La historia indica que tres adolescentes, que se conocieron andando en skate por las calles del barrio de Devoto, decidieron armar una banda que lo identificara con sus gustos: el skate rock, el skateboarding y al movimiento del punk californiano. Esa banda se llamaba Charlie Brown y hacía temas en inglés. Esos chicos llegaron a ser en 2001 teloneros de Bad Religion durante su visita por la Argentina. Luego de girar durante tres años con ese nombre por el under, debieron renombrarse Charlie 3.  Simultáneamente lanzaron su primer disco en español Lucero.

Pasaron más de 20 años y la banda integrada por Pablo Florio en batería, Martín Dócimo en guitarras y coros, Esteban “Pelado”  Zunzunegui en voz y bajo. sigue vigente y con mucho para dar. Pogo de Rock los visitó en su sala de ensayo del barrio que aman (Villa Devoto) a horas de un nuevo show: se presenta en formato acústico este viernes 9 de agosto en Berlina Vorterix (Lacroze y Álvarez Thomas), a las 23, con entrada libre y apto para todo público.

A días de su show acústico en Berlina Vorterix: ¿Qué nos pueden adelantar?

Peko: Estamos muy contentos y lo diferente de esta fecha es que lo vamos a grabar, y eso es un poco lo que nos motiva de este acústico, que va a ser como el Unplugged de Charlie 3. Nos gusta el lugar, está bueno como suena. ,  al Pelado le gusta mucho los acústicos, a mí no tanto. Va a haber instrumentos que no usamos habitualmente.

Esteban:  No es un formato que solemos hacer muy seguido, a mí me encanta porque no tengo que gritar. En los ensayos me escucho, porque por lo general Peko pone tan fuerte la guitarra que no se escucha nada (risas).

Peko: Estos años de amistad se terminan acá. ( más risas)

Esteban: va a tocar Vero en percusión y alguna sorpresita más que no queremos quemar.

¿ Se les complica la selección de temas?

Peko: Si, porque hay muchos temas que estarían muy buenos hacerlos acústicos, es para hacer parte I, parte II, como en los discos tenemos muchos temas lentos o baladas, son acustizables. Y hay muchas canciones que me hubiesen gustado hacer, pero bueno, los que elegimos están buenísimos. Hay clásicos, otros que por ahí no son, y también vamos a hacer una canción inédita, que quedó de la época de Desamor. Hay muchas canciones que están grabadas, pero que no entraron en el disco, así que en esta fecha vamos a aprovechar a hacer esta canción inédita, una perlita del show.

Esteban: Vamos a hacer canciones que nos gustan mucho, las canciones que más nos pide la gente, y canciones del último disco que esta bueno tocar lo último, y además es un disco muy acustizable.

 

El año pasado cumplieron 20 años de banda. ¿Hay un secreto  para mantenerse después de tanto tiempo?

Esteban: Que la pasamos bien y somos amigos. Fuimos amigos antes de tener la banda, nos conocimos andando en skate de chicos, y la banda vino después, así que la amistad perdura. Hoy somos familia, somos papás de niños que son amigos entre ellos, una especie de primos, y nosotros somos amigos mas allá de la banda, nos juntemos para tocar o no, da igual, porque igualmente nos juntamos a comer, a pasar el rato. El secreto es ese, que no nos juntamos únicamente a tocar, hay una relación más allá de la banda.

Peko: Es muy divertido el hecho de tener al grupo como un lugar artístico, mantener eso es poder soltar la imaginación, y cuando el Pelado (Esteban) me trae una letra que emociona, o yo le traigo una canción a él, y él le pone la letra y queda bueno, sigue pasando eso que te atrae, que te incentiva, que te impulsa. Mientras eso suceda, la banda va a seguir. También fuimos prácticos a adaptarnos a los cambios de la comunicación, siempre tuvimos facilidad para adaptarnos, parece loco pero empezamos con cartas de puño y letra, después había que mandar emails, y ahora con lo visual y las redes sociales.

Esteban: Tengo una caja con todas las cartas, teníamos nuestra organización, para contestarlas y enviarlas.

Peko: Voy a contar una anécdota. Me acuerdo una de las primeras cartas que contestamos, agarramos y la dibujamos toda, el pibe que vio la carta seguro dijo: “que le pasa a estos pibes”. Porque estaba con colores todo, teníamos una necesidad de comunicar nuestro universo, la carta de nuestro primer fan, no lo podíamos creer. Ninguno viene de una formación familiar musical, o de conservatorio, entonces era como decir: ¿que está pasando?

Esteban: Eran cartas del otro lado del país, y tenía su valor y las devolvíamos. Desde que sacamos nuestro primer cassette nos pasó que fue llegando gente, lindos comentarios, cartas, ahora mensajes. Y por suerte nos sigue pasando. Lo que más me interesa son las canciones, dejar las canciones, que haya gente que nos cuenten sus historias con nuestra música.

Peko: Esa es la parte más linda, cuando formas parte de las historias de la gente.

Esteban: Cuando fui a España recibí un mensaje de un argentino que está viviendo allá, y que quería una remera de Charlie, y yo no tenía remeras más que la mía, así que nos encontramos y le di mi remera, y eso es lo más lindo que hay, ver la alegría de él con una remera de Charlie que era mía. Me dijo “me alegraste” y yo le dije “no, vos me alegraste”. Ese es el éxito, más allá de si se vende o no se vende, y ese es mi anhelo, seguir haciendo canciones y tener gente que le gusten las canciones. En chiste: Después se la cobré (risas).

 

¿Se conocieron andando en skate, pero dónde?

Esteban: En las calles de Villa Devoto, donde ahora ensayamos.

Peko: De hecho esta pieza, antes de ser una sala de ensayo, funcionaba como un lugar donde nos juntábamos a ver videos de skate, a intercambiar los primeros cassettes, a armar rampas y tablas. Había una rampa que habíamos armado y que por suerte la mamá del Pelado nos dejaba guardar acá.

Esteban: Nos conocimos andando en skate en la calle, era una época donde el skate no era tan masivo como es ahora, asique cuando escuchabas una patineta sonando en algún lado te acercabas a ver qué onda, si podías hacer amistad, porque en realidad no había mucha gente andando en skate en ese momento, mediados de los ochenta éramos pocos en el barrio,  diez quince como mucho

Peko: era muy loco porque, vos agarrabas el skate y también agarrabas la vestimenta, la música y el skate funcionaba como una especie de conexión con todo estos frikies que andaban por acá, que todos íbamos a diferentes colegios y no nos conocíamos de ahí, la calle y el skate nos unió.

¿Tienen alguna experiencia de ese momento, cuando no eran queridos los skaters?

Esteban: Una vez casi perdimos al baterista porque antes no había las rampas que hay ahora por todos lados , entonces había un par de points a los que íbamos, nos juntábamos en las veredas lisas o en algún escalón. Una vuelta  un vecino, harto de los “ruidos molestos”, se subió con el auto a la vereda y si no le avisábamos a tiempo al baterista que se bajara de la patineta lo pasaba por encima.

Peko: si, iba decidido a atropellarlo, y cuando llegó la Policía, por supuesto estaba del lado del vecino y no nuestro. El skate era eso, ir al choque, decir que la ciudad como está diseñada no la quiero, porque donde alguien ve un banco nosotros veíamos un lugar donde hacer un 50/50 o un board slide. Era ver la ciudad de otra manera, como transformar la realidad.

Esteban: Lo mismo pasa con la música, estábamos haciendo un deporte que nos llevaba a vestirnos de cierta manera, a ciertas maneras de hacer las cosas, música rara, y cuando nos pusimos a tocar la idea era eso, tocar lo que a los otros no les gustaba que para nosotros era tocar Punk Rock. Empezamos escuchando los clásicos, como Sex Pistols, los Ramones, Los Dead Kennedys, The Clash. Y en ese momento el skate y el punk rock significaban lo mismo para la juventud, era la rebeldía, de que no te gustaba lo que había y cambiar.

Aparte de Charlie 3 y el skate como estilo de vida, cada uno trabaja aparte, Esteban con los tatuajes, Peko con diseño gráfico, ¿Een algún momento se les cruzó de seguir su camino por otro lado?

Esteban: No,  nunca se me cruzó nunca desarmar la banda, tal vez uno tiene ganas de tocar otra música. Pero me costaría bastante, o nos cuesta bastante cuando interactuamos con otros músicos, congeniar , somos como un trío bastante cerrado en ese sentido.

Peko: Coincido, es como una mesa de tres patas muy equilibrada y como todo fluye de una manera tan natural, tan fácil, inclusive cuando nos dicen “por qué no hacen un disco de covers, que sería lo mas fácil”, creo que nos resulta mas fácil hacer un disco nuestro, que un disco de covers. Los otros proyectos que surgen son en otras áreas, no tanto en la música, el Pela con los tatuajes, yo con videos trabajando para otros grupos .

Una banda auto gestionada desde el comienzo, ¿Qué les dirían a las bandas que recién empiezan y quieren ser independientes y perdurar como lo hace Charlie 3?

Peko: Creo que tiene que ver con la actitud con la que una persona toma su vida, si te quedás esperando a que algo ocurra o si vas vos a buscarlo. Me parece que siempre fuimos de ir para adelante: de gestionar el disco, el arte, en ese sentido todo lo que es visual siempre fue generado y consensuado por nosotros, entonces siempre fuimos en ese camino de buscarlo y no de esperar que suceda. Tuvimos una experiencia con una discográfica y nos sentíamos incómodos, o que nos detenía.

Esteban: Creo que íbamos más rápido nosotros solos que con la compañía. Como nunca pensamos que nos iba a ir económicamente bien, nunca fue nuestro objetivo, nos importan más los logros, los éxitos artísticos.  Si te tengo que contar los sucesos exitosos de mi vida con Charlie no van a ser precisamente los que nos hicieron ganar plata, son los que nos hicieron viajar, conocer cosas, ganar premios, trabajar con productores y músicos grosos, tener recitales anecdóticos como cuando tocamos con Bad Religion. Que no nos pagaron un mango, pero que Bad Religion nos invitó desde su propia boca.

Peko: Esas son cosas que soñábamos de chicos, literalmente. Iba a un recital a Obras y pensaba que lindo seria que este tipo me de la guitarra y me invite a tocar. O miraba los videos en MTV y quería ver mi video ahí. Teníamos trece, catorce años y soñábamos con eso. Y nos ha pasado, asi que súper agradecidos, tal vez elegimos un género que no es comercial, o que no está asociado a la industria, pero no nos importa.

Peko: Creo que lo mas difícil es  encontrar músicos que se comprometan con un proyecto y con un sueño que va a la deriva, nosotros cuando pensamos en un disco, no tiene un fin, estamos complotados para hacerlo y listo.

Esteban: Mismo con el merchandising, que supuestamente está hecho para ganar plata y nosotros ni eso, discuto mucho con Peko porque se le ocurre cada locura, como por ejemplo cuando hicimos el video de Rio. A Peko se le ocurrió hacer unos muñecos, y yo le dije, para qué carajo vamos a hacer unos muñecos. Y de pronto fue un éxito total, que no esperábamos. Si lo ves desde afuera, dirian “estos guachos hicieron los muñecos para conseguir notas” y no, fue al revés, hicimos unos muñecos porque a Peko se le ocurrió, como “qué lindo seria tener unos muñecos” y al final nos terminó dando eso, y por lo general nos pasan ese tipo de cosas, hacemos alguna locura porque nos gusta y por ahí hace mecha y va.

Peko: Coincidió con algo que tenía que ver con lo que se venía, con la perdida física de la música, que el cd empezaba a decaer como negocio, entonces la banda empezó a nutrirse de otros objetos físicos, para hacer difusión, y por ejemplo  lo de los muñecos salió en la revista Rolling Stone. Lo mismo con el Pack, que me ha pasado de cruzarme con Carajo y me dijeron que bueno que está, y es algo que lo hicimos con una caja que se usa para las empanadas, y las pintamos, las imprimimos copada, y tuvo un buen recibimiento de la gente. Tengo algunas locuras más para hacer pero el Pelado me frena un poco.

Esteban: Mientras haya discos en la feria ya está.

Peko:  Está la idea de lanzar un single, o hacer un disco de covers, y un disco acústico.

Esteban: Eso nos falta hacer, así que por lo menos tenemos diez añitos mas para hacer eso.