El Astillero: “Buscamos defender lo poético”

Por Matías Luciano Rossi

“Hacemos llorar a la gente, esas es una de nuestras cualidades”, afirma Diego Presa, en una especie de broma con verdad, acerca de lo que generan algunas canciones de El Astillero, el trío uruguayo (conformado también por Garo Arakelián y Gonzalo Deniz) que cruzó el charco para presentarse por primera vez como grupo en Argentina: el viernes 22 de marzo, a las 21, en C’est la Vie (calle 55 al 1143-La Plata) y  el sábado 23, a las 20, en La Confitería ( Avenida Federico Lacroze 2963-CABA) junto a Pablo Dacal. 

“Estamos muy entusiasmados con cruzar el Río, eso que nosotros ustedes llaman río y nosotros mar”, bromea Presa. Y agrega “Vamos a compartir “Cruzar la Noche” (su último disco) con quienes quieren escuchar las canciones”.

– ¿Cómo fue la génesis de El Astillero en 2016? 

Esto se dio a partir de una especie de intuición. Tenía una fecha para tocar en el Teatro Solís, un lugar histórico en Montevideo. Y andaba con ganas de hacer algo distinto. Los llamé a Gonzalo y a Garo, no se porqué a ellos dos. Por supuesto que ya conocía sus obras.  No tenía una idea muy clara de qué proponerles. Lo tomaron con mucho entusiasmo. Y en la primera reunión tiramos las líneas fundamentales: estar con nuestras guitarras y voces e intervenir en el trabajo de los otros.  Desde ahí estamos muy comprometidos.

– Ustedes venían con la costumbre de componer de manera individual, ¿cómo fue la manera de trabajar en este caso como trío?

En lo personal soy bastante caótico. Es un no método. A veces trabajo primero el texto y otras veces la canción surge de una melodía.  Está buenísimo cuando aparecen las dos cosas al mismo tiempo.  Para mí es una necesidad básica escribir. Nos llevó mucho trabajo descubrir la forma en la que podíamos trabajar juntos.  Es un acto muy íntimo la creación de una canción, un ejemplo son las cuestiones afectivas. Fue un desafío muy grande.  Y más allá de lo trabajoso fue un proceso muy divertido,  rico y de aprendizaje.

– ¿Con qué propuesta se va a encontrar el público que los vea por primera vez en Argentina?

Es una propuesta de tres guitarras y de tres voces.  Hay un cruce de diferentes influencias que tienen que ver con la música popular uruguaya, el folk norteamericano de América del Norte y Europa. “Cruzar la noche” es un disco de rock más allá de las guitarras acústicas. Está más vinculado a algunos trabajos de Bob Dylan o Leonard Cohen. Buscamos defender lo poético.

Hay una idea amparada por cierta cultura oficial de que la identidad musical uruguaya tiene que ver con algunas de sus vertientes más emparentadas con el candombe y la murga que, por supuesto, son expresiones muy válidas y vivas. Pero hay más vertientes. La música uruguaya es más amplia de lo que se conoce.

– Esa especia de nostalgia uruguaya-argentina puede decirse que está presente en “Cruzar la Noche”… 

Es inevitable (risas). No tratamos de ceñirnos a ninguna paleta de color en cuanto a lo emocional. Pero hay tradiciones y atmósferas en la canción que tienen que ver con nuestra historia, el Río de la Plata,  variables íntimas y colectivas. Pero sí (hace una breve pausa para buscar una definición) no es una música adecuada para animar cumpleaños de quince.

– ¿Qué cosas considerás que le aportó cada uno a El Astillero?

Buena pregunta. Es muy difícil de definir lo que plasmó cada uno en El Astillero más allá del trabajo de música y las letras que compartimos. Creo que los tres nos pusimos como norte que el grupo tenga su propia voz, que no fuera la suma de los tres. Y en este disco lo que hemos intentado es eso: encontrar la voz propia del trío.

– Si tenés que buscar una definición de diccionario acerca de qué es El Astillero ¿qué dice tu versión? 

¿Puedo usar una mala palabra? (Piensa) El Astillero es un trío de intérpretes y sobre todo autores que continúan y tratan de aportarle a la tradición de la música popular uruguaya, pero parados en la segunda década del Siglo XXI.