Estelares: “Nos gusta complacernos artísticamente”

En la recta final del regreso de Estelares al Gran Rex para presentar su nuevo álbum “Las Lunas”,  el frontman Manuel Moretti junto al guitarrista Víctor Bertamoni y el bajista Pali Silvera mano a mano con Pogo de Rock.  

Por Matías Rossi y Nadya Pérez Lugo  

– Pasó un tiempito de la salida de “Las Lunas”, ¿ qué reflexión hacen a la distancia cuando lo escuchan? ¿Es el disco menos melancólico de la banda? 

Moretti: Nos tiene muy contentos. Nos llueven halagos, más emocionales que formales.  Da la sensación de que es emocional. Yo he hecho un montón de discos y una parte mía, casi siempre, se estaba yendo. Este álbum es en el que estoy, en el que me quedo. Esta representación sensible y simbólica mía está contenida y muy contenta.

Silvera: Hay en los temas una cosa más luminosa. Manuel estuvo más involucrado con su presente, con su mujer y sus hijas. De todas formas, la banda tiene un dejo melancólico que también lo hace naturalmente y, a mi juicio, es honesto.

– En “Las Lunas” predominan canciones actuales, sin embargo ustedes suelen rescata registros de antaño para los discos. ¿Cómo se trabajó en este caso?

Bertamoni: Hay muchas canciones que vamos rescatando del pasado, por ahí no entran en un disco y sí en el siguiente.  En este caso son todas de la última época e inéditas. Si sucedió con “Se rompe el pasto”, que es la que cierra el disco.

Silvera:  ‘Se rompe el pasto’, por ejemplo, estuvo a prueba dentro de las canciones que laburamos para el disco anterior, pero no entró porque no quiso entrar. Ahora nos abrimos un poco a cosas que pasaron en el estudio.

Moretti: “Este Misterio”, la melodía y armonía es del ’87. La traje ahora y le puse letra nueva y “Hecho un Mono”, también es de ese año. Ahí hablaba de la época en la que me ‘picaba’, cuando era adicto. Pero el estribillo es del año pasado “Habrá que aprender a ser mejor…”. El disco es muy actual. De los demos que hice quedó afuera uno. No entró en el álbum porque era una canción amorosa y muy triste.  Este álbum vino fresco, como con luz.

– (A Moretti) ¿Y cómo es reencontrarte con esas canciones que escribiste hace más 30 años?

Es mi oficio y profesión. Son juegos. Me llevo bien con todos los que fui. Soy dichoso. Me pongo a jugar con el que estuvo en el séptimo infierno (risas). Es un trabajo artístico.

– Estelares va camino a los 25 años, ¿qué creen que le aportaron al rock nacional y cuál fue la clave para permanecer todo este tiempo juntos?

Silvera: Duramos a punta de pistola (risas). Aportamos un sello y una forma de decir propia. Cuando yo empecé a tocar, un objetivo era llegar a sonar de una forma que alguien pudiera identificarse con lo que escuchaba aunque no nos conozca o no supiera el tema. Creo que lo logramos y está buenísimo.

Bertamoni: Somos bastante empáticos entre nosotros y nos gusta complacernos artísticamente. No tenemos tensiones estéticas o de búsqueda, eso lo hemos entendido y convivimos muy bien. Disfrutamos mucho de grabar discos, de salir a tocarlos y de que haya una banda de seis músicos sonando bien.  Lo valoramos mucho,  le metemos toda la energía y el amor posible. También somos amigos. Todo eso que hace que Estelares tenga más de veinte años juntos.

– ¿Qué tendría que decir un diccionario para definir a Estelares?

Moretti: (Piensa) Estelares es una banda de… (hace un silencio). Es muy difícil ser sintético. Manantiales en refugio de corales, eso es Estelares. Es una banda de la san puta con un compositor que hace relación con la palabra.

 

Pogo de Rock, en el show de Estelares en La Trastienda 2019