Jeites en Vorterix: cuando se abre la fisura y brota la creatividad

Texto Nadya Pérez Lugo                                                             Fotos: Iván Acosta

 

Sus presentaciones en vivo son una fiesta de artes que invitan al baile, la soltura de los cuerpos. Se asiste a los shows con la seguridad de vivir una experiencia movilizadora. Jeites nunca defrauda. Anoche en Teatro Vorterix la banda entregó un concierto “a todo trapo”: cambios de vestuario, efectos visuales, escenografía, máscaras, toda la parafernalia.

Apenas se corrió el telón, la banda sorprendió:  todos vestidos de negro, acompañados por dos maniquíes, con la misma estética de la imagen de Fisurar. Sonaron los acordes de Tibet Habitarse para la apertura. Continuó con A los Cantores y Desde el fuego.

Joaquín Varela tomó el micrófono: “Bienvenidos, bienvenidas, estamos muy felices, nunca se sabe que va a pasar hasta que se presenta la verdad, ésta verdad, las crisis a veces nos marcan la dirección, la mente, para después renacer, queríamos cantarle a esta fisura en un año intenso para nosotros. Y cantarles a ustedes, estar acá es un gran regalo de la vida. Gracias”.

Jeites se caracteriza por la fusión de diferentes generos y estilos, y uan vez más,  deslumbraron con su versatilidad pasando por diferentes estados y momentos, y rotando en los instrumentos.

Después hubo lugar para la reflexión.  “El sistema está hecho para que compremos cosas que arruinan el planeta, y no hay un planeta B, pequeñas cosas hacen grandes cosas”, disparó Varela.

Luego fue hora de presentar  Náufrago y Fisurar, uno de los momentos más emblemáticos de la noche. En Náufrago los integrantes de la banda cantaron al frente del escenario con máscaras. Joaquín Varela bajó del escenario y se mezcló entre el público.

La lista de temas en Teatro Vorterix

 

Después del éxtasis, llegó el momento de la pausa: vestidos con remeras blancas, los músicos dieron comienzo al set acústico. con cinco temas: Sereno Moreno, Rejuvenecer, Parte de todo, Acariciar lo eterno, Canción despierta. 

Tras una versión de Si vos querés ejecutada en solitario por Joa, comenzó el sprint final de seis temas. La banda realizó el último cambio de vestuario, todos los integrantes volvieron con remeras alusivas al símbolo indígena Whipala, que representa la Pachamama: violeta, azul, celeste, verde, amarillo, naranja y rojo.

Los colores, Jeites y las canciones, todo fue sinónimo de fiesta, agite y pogo, para cerrar una noche de lujo. Tras agradecer al público, anunciaron la fecha del 3 de noviembre en el Konex, donde volverán a transmitir todo su arte y versatilidad como ellos lo describieron.