Jeites: “Fisurar habla de nuestra propia crisis, de nuestros problemas”

Por Nadya Pérez Lugo

 

Jeites es una banda de primos, hermanos y amigos que nació en la Costa Atlántica. Que se gestó en 2006, en las ciudades de Mar del Plata y Necochea. En estos años de trayectoria recopilaron cinco discos, en los que se mantiene el mensaje de amor y conciencia.  Ahora es el momento de la gira “Fisurar”, que tendrá “su” show el 9 de agosto en el Teatro Vorterix, donde presentará oficialmente tres nuevas canciones originales.

“Fisurar habla de abrir nuestros propios adentros y sacarlos para afuera, demostrar que somos nosotros, auténticos con nuestras miserias, nuestras cosas malas. Un poco de todo eso habla la canción, la gira y nuestro presente”, explica el bajista Tomás Halbach, en diálogo con Pogo de Rock.

“Venimos de una gira que empezó hace dos meses, entre ocho y diez fechas: Santa Fe, Rosario, Bahía Blanca, Rio Colorado, Necochea, Mar del Plata y alguna más que me estoy olvidando. Y como siempre abrimos el año en Buenos Aires. Esta vez la propuesta fue al revés, y en vez de lanzar el tema e ir a cantarlo, dijimos: cantemos el tema en la gira y después lancémoslo y usemos eso como gancho, primicia o regalo para la gente que viene a ver el show y escuche tres canciones que nadie más conoce. Así que podríamos decir que Fisurar,  salvo ustedes que la acaban de escuchar y la gente que la escuchó en esta gira que venimos haciendo, no la conocía nadie. La canción le da el nombre a nuestra Gira Fisurar y a este movimiento nuestro que es el movimiento interno que se desenvuelve en una canción”, agregó Halbach.

¿Cómo recibió la gente estos temas nuevos?

Estuvo muy bueno, en cada lugar por supuesto es diferente. Fisurar es un tema bastante arriba y se generó movimiento en cada show, un poco de pogo, un poco de expectativa, gente atenta, gente respetuosa, escuchando, que a pesar de que es un tema agitado tiene una letra y una lírica que está buena. Fue recibida atentamente y eso está bueno cuando tocás por primera vez una canción: que la gente escuche, sin distraerse, ese es un poco el objetivo. Estuvo buenísimo, hubo mucho agite.

¿Cuál es la fisura de Jeites que nadie sabe, que no se ve?

En su momento tuvimos un problema con las redes y desaparecieron todas las canciones. Entonces también ocupó mucho tiempo en nuestras mentes, no podíamos hablar de otra cosa que no sea de que nuestros temas no estaban en Spotify por ejemplo. Por suerte todo volvió a la normalidad y atravesando ese conflicto nació también Fisurar que hablaba de nuestra propia crisis o de nuestros propios problemas sin personificarlos ni echar culpas a nadie. Nos hacíamos cargo de nuestras propias miserias y lo sacamos para afuera haciéndolo canción, y ese es el mejor resultado. Nosotros tratamos de ser auténticos cuando nos pasa algo, lo contamos y lo expresamos a través de nuestras canciones y a través de nuestras redes sociales. Por eso un poco Fisurar habla de nuestras propias preguntas adentro nuestro y enreda un montón de cosas, las personales, las grupales, desde las nuestras como banda, de cómo estamos plantados o por qué estamos tocando o seguimos tocando, por qué hay canciones nuevas o cualquier problema que podamos tener. Creo que eso nos pasa desde el principio, que todo el tiempo nos replanteamos para quién tocas o para qué tocas, ¿es para nosotros? Por qué hacemos estas canciones, por qué elegimos estos temas, es para la gente, es para gustar, queremos hacer algo que pegue o hacer lo que hacemos y que la gente se identifique? Creo que esa lucha nos acompañó a lo largo de toda nuestra historia como cualquier producto con la diferencia de que esto es arte, entonces es más difícil “vender” tu arte despreocupadamente, es como un conflicto, y lo más importante son las canciones, decir lo que sentimos y si eso a la gente le gusta, buenísimo, y hacer todo lo posible para romperla.

¿En qué se inspiran para hacer toda la mezcla de géneros que proponen?

La variedad de gustos musicales que tenemos dentro de la banda hace esta fusión, que lo hace distinto. Cada uno escucha algo, entonces viene con algo diferente o con algo que tiene que ver con sus gustos, y esa mezcla es la identidad de Jeites, esa fusión de estilos, de ritmos.

¿Qué nos espera el 9 de agosto?

Se junta toda esta información interna y externa que venimos limando y fijando a lo largo de estos dos meses de shows y de giras donde los temas nuevos ya están re asentados. Tienen ocho shows, a diferencia de cuando sacás un disco y presentas una canción y no sabes que va a pasar, nosotros ya experimentamos con las canciones.  Se van a encontrar con un show recontra pensado, con una lista de canciones también muy pensada y elegidas, que pasa por diferentes momentos, y que trata de describir nuestro presente contándolo con las canciones de toda nuestra vida y las nuevas.

¿Cómo fue esa selección de canciones?

Fue muy difícil, tenemos cinco discos, más de setenta canciones y en un show de Jeites, por más de que sea largo, son veinticinco temas, ponele veintiséis y siempre queda algo afuera, y decís “ pero como esta canción va a quedar afuera”. Pero es así, quedaron afuera algunas “infaltables” pero la idea es que cada canción que elegimos para este show fue muy pensada. Y tratar de contar una historia, atmósferas a lo largo del show, que primero pase una cosa, después otra, un momento más acústico, otro más arriba, un momento más reflexivo y mostrar también toda esa versatilidad que Jeites tiene.