Jiro Okabe:  “Si querés tener éxito, tenés que saber escuchar”

Por Daniel Accornero

«Dee Dee Ramone era todo. Hay que seguir hablando de él porque hizo mucho por The Ramones. Por eso vengo seguido por estas tierras para mantener vivo el legado». Así se presenta el músico japonés-estadounidense Jiro Okabe. El mítico bajista tiene un currículum que abruma. Veamos: Jiro es el fundador de Kamikazi y el ex bajista de Richie Ramone (The Ramones). Produjo el disco de Richie Ramone “ Entitle”. Luego participó en dos discos de CJ Ramone “Reconquista”, “ Last chance to dance” , y este 2017  en “Welcome on Board” de la cantante argentina Sonia Chammah.

Jiro estuvo de gira con Richie Ramone en Brasil, Argentina, Uruguay y Australia, abriendo para Van Halen y Aerosmith de 2012-2013. Es el primer artista japonés en actuar en «Birthday Bash» de Joey Ramone, junto con CJ y el hermano de Joey Ramone, Mickey Leig.

«Soy un multitask; en Japón, los de mi ciudad, somos conocidos por hacer muchas cosas al mismo tiempo (risas)», precisa un carismático Jiro, durante la entrevista con Pogo de Rock en un hotel céntrico de Buenos Aires y que contó con la participación de Sonia Chammah, quien ofició de traductora.

 

Otra vez en Argentina. ¿Te sorprende que el público argentino siga reconociendo el punk y sobre todo a The Ramones?

Nada me sorprende del público argentino, y de Sudamérica,  en general. Tienen pasión y respeto por la música, eso es fundamental.  Es un compromiso grande devolverle todo eso. Hay que dejar más del ciento por ciento. Por ejemplo, los adolescentes estadounidenses no saben quiénes son The Ramones. Acá (en Argentina) se respeta al punk. Ese amor por el género se pasa de generación en generación. Ves en los conciertos a padres con sus hijos. Eso es notable. Yo vengo acá porque es muy importante mantener el legado punk.  Argentina y Brasil respetan mucho al punk.

 

Según tus vivencias, ¿qué tenían The Ramones que el público argentino los quería tanto?

Porque eran los héroes de la gente. Muy reales, similares a la gente común. No eran rock stars imposibles de alcanzar. Los fans se sintieron parte de su música y los adoptaron. Se los ganaron con su simpleza.

Hace tiempo Internet cambió la manera de escuchar y consumir música,  el público no compra. ¿Cómo ves el negocio discográfico?  

Es muy difícil, es lo peor. No puedo culpar a la gente que quiere escuchar algo gratis, de ninguna manera. Lo bueno es que el público te pone en un lugar y que no dependes de una discográfica. Pero es todo muy complicado, sobre todo para el artista. Hay que trabajar muy duro, no te hacés conocido de la noche a la mañana. La clave es trabajar mucho.

¿Esa es la clave para permanecer en el tiempo como un referente?

Lo más importante es aceptar los consejos que la gente te da. Hay que abrirse a eso.  No sirve si pensás que la opinión de los demás no cuenta. Si crees que te las sabes todas, vas por mal camino. Si querés tener éxito tenés que saber escuchar, no hacer todo lo que te dicen pero si estar abierto a incorporar conceptos de otros.