Josefita: “Nunca nos gustó conformarnos y quedarnos quietos”

Por Daniel Accornero

 

Barrio y fiesta. Murga y rock. Josefita encarna el sueño de pibes que quieren convertir sus historias en canciones y compartirlas con la gente. La banda se formó en 2005 en Villa Lugano cuando Pablo Capo (guitarra) y Agustín Cerrizuela (voz)  unieron sus talentos. A quienes se sumaron Juani Di Bennardo (Bajo) y Agustín Caropresi (Batería). Pasaron 14 años, seis discos, y la ya conocida banda de las hormigas no para: la nueva la cita será el sábado 13 de julio, a las 20, en The Roxy La Viola Bar junto a No somos nada. Entradas anticipadas en www.allaccess.com.ar. 

Antes del show, Pablo Capo habló con Pogo de Rock.

¿Qué nos pueden contar algunos detalles de la próxima fiesta en The Roxy?

La noche del Roxy va a ser un evento con muchos colores. Preparamos una lista con más de 20 canciones y varias sorpresas. Van a estar los temas que no pueden faltar, va a haber aires de carnaval y tenemos invitados del palo de la poesía, el rap y el candombe. También van a estar abriendo la noche los amigos de No Somos Nada. Estamos muy contentos con lo que vamos a proponer, creemos que va hacer una fiesta.

¿Cómo surge “Levantate”, con todo ese mensaje positivista?

Levantate surge como una arenga, como ese consejo de un amigo que te despabila cuando estás caído o golpeado por las cosas que tiene la vida. Es una canción que hay que tener a mano, porque todos en algún momento necesitamos que nos digan ¡levantate!

¿Cómo fue el camino en estos catorce años de trayectoria?

Si tuviera que describirlo en una oración diria que fue muy lindo y feliz. Crecimos mucho, vivimos un montón de cosas, aprendimos a funcionar como grupo y conocimos un montón de gente.

¿Cuáles son los mayores problemas que recuerdan haber sorteado? Alguna anécdota.

En el camino de la autogestión, generalmente, el problema es lo económico. Hay ideas que no se pueden llevar adelante y te vas adaptando. En su momento inventamos las “Josefiestas”. Alquilabamos un centro vecinal, armabamos sonido, invitabamos alguna banda amiga y tocábamos y atendimos la barra. Era muchísimo laburo, pero con eso pudimos pagar la grabación del disco Amanece. Nunca nos gustó conformarnos y quedarnos quietos.

¿Es cada vez más complejo autogestionarse en un país como Argentina? ¿Cambiarían algo de lo que hicieron?

Es un momento difícil para el bolsillo de todos. Como banda te limita, complica la idea de viajar más por el país, están muy caros los traslados, está muy caro todo. Y además sabemos que está complicado para la gente que tiene que pagar una entrada y moverse hasta el lugar del show. Es algo que tuvimos en cuenta cuando empezamos a pensar el año.

¿Cómo ven el avance de otros géneros musicales? ¿Tratarían de incorporarlos?

Hay cosas que están muy buenas y otras que no nos gustan tanto. Con Josefita sentimos que somos una banda de Barrio, de laburantes y que por ahí va nuestro camino. Hoy en los barrios sigue sonando rock, sigue la murga y se sumaron otros géneros. Es algo natural que aparezcan matices de eso en nuestra música y que las canciones sirvan para seguir contando nuestras realidades.

Si estuviese en el diccionario, ¿qué significaría Josefita?

Que buena pregunta. Josefita sería un lugar para encontrarse y darle para adelante, para quejarse de lo malo sin perder la sonrisa y brindar por todo lo que va a venir.