Jovenes Pordioseros y otra noche a puro rock en El Teatrito

Por Sofía Llamedo

 

El barrio de San Nicolás se tiño de rock rollinga: Jovenes Pordioseros se presentó en El Teatrito el viernes por la noche. Luego de su show del pasado 5 de abril con entradas agotadas, la banda continuó grabando su DVD en vivo.

Aprovechando la distracción de los fanáticos, Toti Iglesias ingresó por la puerta principal acompañado de personal de seguridad para meterse en el camarín. A las 22 se abrió el telón y la noche empezó con Pegado, Lobo y Esto No Se Ve. La energía pordiosera hacia sudar a los presentes“¡Buenas noches! El otro día estábamos grabando y hoy también eh. ¡Aguante el rock!”, expresó el cantante.

“¿Dónde está mi vieja? ¿Me abandonó? Ahí estas, que bella. Te amo madre”, fueron las palabras de Toti mientras buscaba entre los presentes a su querida mamá.

Nunca me enseñaste fue la canción elegida por Toti para hacer subir a una nena y un nene, hijos de fanáticos que los siguen desde hace años, a cantar junto a él. Ambos emocionados y con una pisca de vergüenza agitaron al compás de la banda y el público.

“Estamos buscando a los invitados… Fuerte el aplauso para el que quiera subir”, gritó entre risas el cantante. Dos intoxicados subieron al escenario para deleitar al público.

La banda se tomó un descanso y volvió al escenario para tocar Dosis, con nuevos invitados de la banda Los Gardelitos: Yamil en guitarra y Jero en batería. “Ellos vienen haciendo historia del rock desde hace años. Son amigos, gracias a todos”.

Como de costumbre Toti armó la lista sobre la marcha y no le prestó atención a la que había programado. El show continuó con un viejo y conocido tema: Chetita. Luego un cover de She’s So Cold. Uno de los pogos más eufóricos de la noche llegó con Barrio.

Están callados. ¿Qué hacemos? ¿Nos vamos? Miren que yo estoy re despierto eh”, agitó Toti mientras saltaba en el escenario. En 100% Pordiosero un fanático cumplió el sueño de subir al escenario y cantar junto a la banda.

Los hits como Estatua y Guinnes retumbaron en cada rincón del Teatrito. “Mamá ¿Vas a subir así te canto una canción o no?”, le gritó su madre que lo miraba desde el vip. La señora atravesó el público y cantó junto a su hijo Heredero.

Cuando me muera dio lugar a que los rollingas desplieguen los trapos y los agiten al compás. En este canción subio a tocar Juan Ignacio Provendola periodista del diario Página 12, músico y amigo de la banda.

“En agosto voy a ser padre, me hacen muy feliz”, expresó Toti muy emocionado y los fanáticos ovacionaron a modo de festejo.“¿Qué se siente estar tan sola?” y Maldito San Telmo fueron las elegidas para finalizar el show.

Entre risas, el cantante corrige al guitarrista debido a que se confundió de acordes en la última canción. La noche culminó con Toti cantando arriba de la barra del Teatrito con la gran energía que lo caracteriza: se lanzó al público y entre caídas y abrazos se retiró del lugar. La banda tocó hasta finalizar la canción y cerrar el telón.

Jóvenes Pordioseros tiene como elemento principal la energía y la espontaneidad marcando la diferencia con el rock barrial. Pasan los años, nada cambia.

TODA LA COBERTURA FOTOGRÁFICA