La Vela Puerca, destilando rock antes de viajar al Viejo Mundo

Por Nadya Pérez Lugo

 

La Vela Puerca se despidió de su público argentino con un show a toda máquina en Temperley. Antes de irse de gira a Europa, la banda uruguaya entregó una noche en la que “destiló” rock ante un Auditorio Sur repleto.

El agite comenzó temprano: desde las 21 el públicó amenizó la espera cantando a capela los clásicos, entre ellos “Jose Sabia”, que no está más en la lista, o como diría “El Enano” Teysera, “la mandaron a dormir un rato”. A pocos minutos de las 22, subió al escenario el escritor Alejandro Bisignano Burgos, quien recitó durante 5 minutos y fue aplaudido por la multitud.  “Soy el costo político, digo, televisivo, de una niña en un container, soy puta a la fuerza y soy desaparecida por la fuerza”. expresó el poeta.

Enseguida apareció La Vela en escena. Con cambios en la listas de temas y nuevas imágenes, se intercalaron las canciones del último disco con los clásicos de siempre.

Arrancó bien arriba sin respiro, con “La sin razón” (Impulso), “Cada palabra” (Piel y Hueso), “El primero” (Érase), y “Atala” (Destilar). Después llegó el momento de Sebastián Teysera (voz) y el acústico;  para bajar un poco los decibeles los temas elegidos fueron: “Hoy” (Piel y Hueso), “El Buitre” cantado por “Cebolla” Cabreiro, “Solo un paredón” (Piel y Hueso) y “Dice” (A contraluz).

Después llegó el turno de “Manolo” Ferreiro (asistente de escenario de la Vela), quien con un teclado en la mano  exclamóó: “Traigo un teclado viejo, con éste se grabó una vieja canción, necesito enchufarlo nomas, es de un cajón viejo, está lleno de polvo, de polvo de mugre ¿verdad?”. Y sonó “Potosi”,  haciendo saltar hasta al más tranquilo.

Tras una pausa, la familia velera volvió por más, con mucho frenesí para  para hacer cansar al público y despedirse de la noche con todo. “Zafar” fue el principio del fin.  “Karma”,  “Y así vivir” y “Llenos de vida, llenos de magia” armaron el sprint final a toda máquina.

El público quedó extasiado, completo. Octubre, en La Plata, será la otra estación de esta banda que se ganó hace rato el corazón del fan argentino.