Murió a los 56 años Kim Shattuck, cantante de The Muff

La estadounidense Kim Shattuck, cantante y líder de la banda The Muffs, murió esta tarde a los 56 años después de una batalla de dos años con la enfermedad esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

El esposo de Kim, Kevin Sutherland, compartió la triste noticia en las redes sociales: “Esta mañana, el amor de mi vida Kim falleció mientras dormía después de una lucha de dos años con la ELA”.  Y continuó … “Soy el hombre que soy hoy gracias a ella. Ella vivirá con todos nosotros a través de su música, nuestros recuerdos compartidos y en su feroz espíritu creativo. Te amo siempre mi Kimmy. Gracias por compartir tu vida conmigo “.

La muerte de Kim llega sólo dos semanas antes de que The Muffs lanzara su primer álbum en cinco años, “No Holiday”. En agosto, el grupo anunció el próximo lanzamiento  en Omnivore, un sello que había relanzado previamente los primeros tres álbumes del grupo en la década de 1990.

Shattuck había dicho en un comunicado: “Escribí las canciones entre 1991 y 2017. Decidimos tener un álbum largo y usar canciones que habían estado en mi arsenal pero fueron eliminadas por álbumes súper concisos. Todas eran canciones geniales y no queríamos que se desperdiciaran. ¡De ninguna manera!”

 

Shattuck fundó The Muffs en 1991 y dos años más tarde el power trío lanzó su álbum debut homónimo, que incluyó los simples “Big mouth”, “Everywhere I go”, “Better than me” y “Not Like Me”.

Este primer disco marcó un nuevo desafío en la carrera de la artista que en 1990 decidió dejar de lado el cuarteto femenino con influencias musicales de los 60, The Pandoras, que lideraba Paula Pierce (quien fallecería un año después), para establecerse como cara principal de The Muffs.

Con la fórmula de canciones de “The Muffs”, composiciones cortas y enérgicas, se sucedieron tres discos más, con dos años de diferencia entre uno y otro: “Blonder and Blonder” (1995), “Happy Birthday to Me” (1997) y “Alert Today, Alive Tomorrow” (1999), de bases explosivas, bailables y algunas baladas, que hablaban de amor y derrotas varias, y que promediaban los dos minutos y medio.