Murió a los 77 años el cantautor popular Cacho Castaña

Murió Cacho Castaña. El cantautor popular, que supo alcanzar éxitos tanto en la balada como en el tango y en el género tropical, tenía 77 años. El 5 de agosto último fue hospitalizado,  por una neumonía, y fue dado de alta cuatro días después, aunque el 23 del mismo mes retornó por un virus respiratorio a la Clínica Los Arcos, en Palermo.  Estuvo internado hasta el 19 de septiembre pasado y continuó su recuperación en el Remeo Center de Pilar, hasta que su estado volvió a agravarse y fue ingresado nuevamente en Los Arcos, donde falleció.

Cacho será velado en uno de los salones de la Legislatura porteña. A las 13.30 comenzaron las tareas para acondicionar el Salón Presidente Perón, lugar habitual para este tipo de ceremonias por estar ubicado a metros de la puerta principal que la Legislatura posee en la avenida Julio A. Roca 575.

La capilla ardiente se habilitará cerca de las 17, se extenderá hasta la medianoche y mañana se podrá despedir al artista desde las 8 hasta las 13.

Nacido en el barrio de Flores como Humberto Vicente Castagna el 11 de junio de 1942, fue un autoconvencido “ganador” tanto en su arte como en la vida, casi un mito viviente, que además de llenar muchas veces el Luna Park y otros locales, se casó o convivió en forma compulsiva y se metió en el lecho de ricas y famosas.

 

Autor de canciones que se hicieron famosas, como “Café La Humedad” y “Garganta con arena”, que le dieron dinero y celebridad a raudales, al igual que productos como “Quieren matar al ladrón”, Castaña se deslizó en un vaivén entre lo sublime y lo demagógico, siempre a la espera de la aprobación de un público incondicional.

Entre esos títulos se encuentran el autocelebratorio “Lo llaman el Matador”, “Señora, si usted supiera”, “Ojalá que no puedas”, “Para vivir un gran amor”, “Septiembre del 88”, y los homenajes “Tita de Buenos Aires”, por la Merello, y “La gata Varela”, por Adriana Varela.

Sus últimas apariciones en TV, en el programa “Buenos muchachos”, conducido por Beto Casella y en el que compartió el panel con el “Bambino” Veira, Alfio “Coco” Basile y Guillermo Cóppola lo mostraron con una salud claudicante, con pocas intervenciones verbales.

El éxito del ciclo de C5N se trasladó al céntrico teatro Opera, pero allí debió ser sustituido por el actor Miguel Angel Rodríguez, dueño de una presencia teatral genuina y gran sentido para la improvisación.

Profesor de piano a los 14 años, Castaña integró varias orquestas de tango y a mediados de la década de 1960 comenzó a hacerse popular a través de “Sábados circulares”, el programa ómnibus que Nicolás “Pipo” Mancera difundió por Canal 9 y luego por otras emisoras.

Fanático del club San Lorenzo de Almagro, participó de los festejos del centenario de la institución en 2008 y más de una vez vistió esa casaca en partidos de beneficencia.

Las andanzas amorosas de Cacho Castaña incluyen los nombres de Susana Giménez, Jorgelina Aranda, Mónica Gonzaga y Silvia Peyrou, con quien tuvo una sonada batalla legal por paternidad, y otras mujeres que se hicieron conocidas por la llamada “prensa del corazón”.

Aún septuagenario, sus gustos se inclinaron sobre mujeres muy jóvenes, algunas con edades que podrían corresponder a sus hijas.

En agosto de 2016 se casó con Marina Rosenthal -34 años menor que él- para oficializar una relación que llevaban desde 2012 y que se concretó en el Café La Humedad, ante la presencia del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodrí­guez Larreta, quien ofició de juez de paz.

La frágil salud de Castaña no impidió que en diciembre de 2016 llegara al Teatro Colón en compañía de amigos como Tini Stoessel, Alejandro Lerner, Valeria Lynch y Marcela Morelo y que en mayo de 2018 concretara su encuentro con Ramón “Palito” Ortega para el espectáculo “Juntos” que colmó el estadio porteño Luna Park.

En medio de esos acontecimientos, Castaña cosechó repudios por haber dicho en enero de 2018 en el primer envío del ciclo “Involucrados aquí y ahora” (América) que “si la violación es inevitable, relájate y goza”, lo que motivó que la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Fabiana Tuñez, advirtiera que esa declaración “no hirió a alguien en particular sino a toda la sociedad”.

Ganador del Premio Gardel 2005 por su disco “Espalda con espalda”, compuso música para cine y TV y como actor debutó en “El mundo es de los jóvenes”, de 1970, seguida por “El cabo Tijereta” y la tetralogía “Los éxitos del amor”, “La carpa del amor”, “La playa del amor” y “La discoteca del amor”, las dos últimas dirigidas por el maestro Adolfo Aristarain.

En TV tuvo intervenciones actorales en “Resistiré” (2003), “Los Roldán”, “Por amor a vos” y “Dulce amor”, emitida por Telefe durante 2012 y protagonizada por Sebastián Estevanez y Carina Zampini, donde le tocó hacer de ex de Georgina Barbarossa.

Sus grabaciones, en número de 22, comenzaron en 1972 con el LP “Cacho Castaña” e incluyen “La historia del ladrón”, “Para vivir un gran amor”, “Estoy cambiando”, “Mujeres… mujeres”, “Cacho de Buenos Aires”, “Más atorrante que nunca” y “Aquellos viejos amores”, editado en 2013.

En 2005, Cacho Castaña había sido internado por una dolencia cardíaca, en 2011 por problemas respiratorios y el 24 de diciembre de 2013 fue ingresado en Los Arcos por complicaciones derivadas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc) que padecía a causa de su adicción al tabaco.

Desde fines de 2018 su estado comenzó a volverse aún más frágil, con recurrentes internaciones asociadas a sus afecciones respiratorias.

El adiós de los amigos

Lucía Galán, que grabó con él los coros de un disco antes de que se formara Pimpinela, contó que Cacho “siempre fue una persona muy especial, adulador, muy querible. Lo que más recuerdo son los veranos en Mar del Plata que nos encontrábamos en las piscinas de Punta Iglesias con él y con Mónica (Gonzaga). Nunca lo vi de mal humor”, dijo en una comunicación televisiva.

En la misma línea, Moria Casán expresó en declaraciones con la prensa que “lo retaba. Le decía ¿por qué no doblás o triplicas las fechas Cacho?, cuando debió suspender shows a raíz de una serie de declaraciones desafortunadas que realizó. Después hizo el show y rompió todo. Siempre supe que no había nada de mala intención en lo que dijo”.

Casán, que le agradeció por haber sido un “poeta urbano” y “tan caballero y buen amigo”, recordó: “Le dije que había hecho un chiste de esos que se decían antes y que no tenía que dejar de hacer recitales por eso”.

Alejandro Lerner, que entre otras cosas compartió con él escenario en el Teatro Colón y que lo visitaba diariamente en la clínica Los Arcos durante esta internación, aseguró: “Estoy despidiendo a un hermano mayor que vivió a su manera y se fue rodeado de amor. Cacho la peleó hasta último momento, el corazón se le fue yendo de a poquito”.

Entre la inmensa cantidad de mensajes de despedidas que circularon en redes sociales, Marcelo Polino escribió en su cuenta de Twitter: “Qué pena tan Grande, chau Cacho querido” y Federico Bal también le dedicó unas palabras: “Cachito querido, buen viaje hermano”.

Susana Giménez escribió en Twitter: “Se fue Cacho, el último poeta, la voz de Buenos Aires, un amigo genial, entrañable, gracioso y divertido”.

“Nos quedan tus tangos y miles de momentos compartidos, cómo te voy a extrañar”, escribió Giménez.

Por su parte, Marley publicó: “¡Cacho! Sos uno de los artistas más increíbles y talentosos que tuve la suerte de conocer. Hicimos programas juntos, pasamos cumples juntos y lo mejor para mí, tener la posibilidad de verte cantar a metros de distancia y apreciar tus letras, tu voz y tu talento. ¡Te quiero, Cacho!”.

Mariana Stoessel, madre de Tini, publicó: “¡Cacho, te queríamos mucho, mucho! Gracias por todo el amor que le brindaste a Tini, gracias por tanto cariño, gracias por la oportunidad que le diste a Tini de cantar a tu lado, gracias por todo”, y junto a la despedida publicó un registro de “Y apareciste tu”, que ambos están cantando.

Otra de las personalidades que expresó su consternación fue la actriz y panelista Connie Ansaldi: “Que triste…. pero cuánto luchó y sufrió. Que ahora si descanse. ¡Buen viaje Cacho!”

Carmen Barbieri dijo “era una partida anunciada, se va uno de los grandes poetas de la canción”.

La cantante Nacha Guevara, que trabajó con él durante dos meses en 2018, afirmó a la prensa que se encontró “con una muy buena persona y un muy buen compañero. Un gran anfitrión. Tuvimos charlas muy profundas e interesantes. Al conocerlo, entendí por qué la gente lo quería tanto”.

Y resaltó: “Es una noticia muy triste, pero también padeció mucho en los últimos días. Su cuerpo sufrió mucho. De alguna manera, es una liberación. Él era muy fuerte, arremetía con todo y salió de cosas que parecían imposibles. Tuvo que aprender a hablar y a cantar de nuevo. Era una persona muy fuerte pero era evidente que el cuerpo había sufrido demasiado. Ahora está en paz”.