Murió el legendario baterista Tony Allen

El legendario baterista Tony Allen murió hoy a los 80 años. Las causas de su muerte aún no se saben. El maestro del afrobeat vivía cerca de París.

Hablar de Tony Allen es tocar a una de las máximas leyendas de la música africana, ya que detrás de la batería consiguió lograr lo que muy pocos en ese instrumento, ser reconocido con tan solo escuchar algunos de sus redobles. Allen nació un 12 de agosto de 1940 en Lagos, Nigeria, y desde muy joven empezó a interesarse por las percusiones.

En los años 1960 y 1970, Tony Allen fue el baterista y el director musical de su compatriota Fela Kuti, con quien creó el afrobeat, un género hipnótico y repetitivo que mezcla el estilo highlife, la polirritmia de la yoruba, el jazz y el funk y que se convirtió en una de las corrientes fundamentales de la música africana del siglo XX.

A esta música Fela añadió las letras revolucionarias y panafricanistas que lo convertirían en uno de los símbolos de la lucha por las libertades en África.

Con Fela y el grupo Africa 70 grabó unos cuarenta álbumes, antes de que los caminos de los dos músicos se separaran después de 26 años de colaboración.

Su ritmo era tan intenso que, cuando se fue, Fela necesitó a cuatro baterías para reemplazarlo. El músico británico Brian Eno definió a Tony Allen como el «mejor baterista» de todos los tiempos.

Autodidacta, Allen comenzó a tocar con 18 años y se alimentó del sonido de Dizzy Gillespie y de Charlie Parker, así como de la música africana contemporánea.