Pedro Canale: “Chancha Vía Circuito representa una búsqueda músical de inquietudes espirituales”

Chancha Vía Circuito llevará este viernes, a las 20, su fiesta al escenario de Niceto Club con un espectacular show en formato banda antes de embarcase en un tour por Europa durante los meses de julio y agosto.  “Elegimos un repertorio muy bailable para la gente, desde que entre hasta que salga. Vamos a tener invitados y una puesta especial, irrepetible”, adelanta Pedro Canale en el mano a mano con Pogo de Rock respecto del encuentro en el que también participarán Miriam García con su nuevo alias “Telúrika” y DJ Mica Towers .

Por Matías Luciano Rossi

– A prácticamente un año de la salida de “Bienaventuranza”, ¿Qué mirada tenés del disco a la distancia? 

Lo lindo de dejarlo de escuchar un tiempo es que ahora soy menos crítico y lo apreció un poco más.  Al principio me costó aceptar que sea menos electrónico. A diferencia de los trabajos anteriores, el sonido cambió mucho al ser más acústico y tener más instrumentos grabados.  El disco viene marcado por influencias de Los Andes, algo que ya venía apareciendo en otros. Pero en este vinieron con todo. Como si todas las flautas dijeran “vamos todas juntas”. Lo que más se nota es el color montañoso. El álbum además tuvo un proceso más largo al ser grupal.  Los shows en vivo con Federico Estévez  y Heidi Lewandowski influyeron a la hora de componer y grabarlo. Abrí el juego para que opinen y aparezca la magia de otros músicos.

– ¿De dónde surgió esa influencia andina?

El proyecto de Chancha empezó gracias al poder viajar, escuchar las músicas folclóricas de cada lugar y enamorarme de esas melodías. Inevitablemente todo eso apareció después a la hora de componer. También tengo recuerdos de la infancia en los que mis papás escuchaban “Urubamba”, música andina muy linda del charanguista argentino Jorge Milchberg. Se ve que de alguna manera me quedó como inspiración. Cuando viajé, lo encontré de manera muy directa. Después de haber estado en contexto de rituales, plantas y búsquedas espirituales llegué a la conclusión de que el ritual que más me interesaba es el del baile. Esa catarsis cuando dejás que la música te invada, expresarse con total libertad. Quiero hacer más música que sirva a ese fin. Que la gente pueda bailar.

– En estos tiempos que corren , “La Victoria” podría tranquilamente convertirse en una especie de himno en el cual las mujeres se vean reflejadas 

Es muy curioso. Es una canción que  había hecho mi amiga Victoria con Lido Pimienta y que nunca habían producido. Fue un demo que quedó en el olvido. En algún momento me la mostraron y me quedó en la cabeza. Después de un tiempo les propuse producirla. Se coparon. Es un momento que reivindica la libertad de la mujer y me encanta que se haya alineado.

 

– ¿Qué te convoca a intervenir una música y cómo es tu proceso de búsqueda respecto de las sonoridades?

Me convoca la música misma, siempre fue de esa manera. Me enamora y quiero meter mano. Es muy simple. Desde muy chico siempre me atrajo la cuestión del sonido,  por qué tal sonido tiene tal color y por qué las voces son distintas. Eso es lo que me llevó a la inquietud en un abanico tan grande. Investigué los sonidos de las maderas, los pájaros, el color de cada cuerda de un charango, guitarra, violín y las combinaciones. Eso me atrajo, el amor por el sonido en si mismo. Es un experimento que dura toda la vida. Hice un montón de música pero no me considero un maestro. Sigo experimentando y jugando como quien mezcla colores.

 

 

– ¿Tocar con el “Chango” Spasiuk y con distintos tipos de músicos indicaría que menguaron los prejuicios respecto de los DJ?

Yo noto que se ablandan ciertas posturas más conservadoras y eso es lo mejor que le puede pasar a la música. Trabajar sin prejuicios y animarse a experimentar. Mezclar una cosa con otra sin importar qué digan o si va a funcionar. El prejuicio de parte de los músicos no lo encontré. Le ha pasado a otros colegas. Pero con el tiempo esto va cambiando. Cada vez hay más apertura y menos Pappos diciendo “DJ Dero es una mierda, eso no es música”.  No hace falta salir a defender algo cuando lo que se hace es verdad.

 

– Si Chancha Vía Circuito fuera una definición de tu propio diccionario, ¿qué diría?

Chancha representa una búsqueda músical de inquietudes espirituales. No digo más para no cagarla (risas)