Rochi Igarzábal: “Artísticamente, creo que nunca voy a terminar de buscarme”

Por Nadya Pérez Lugo

 

La vida de Rocío Igarzábal dio un giro radical en los últimos años. Cerca de las tres décadas de vida, la actriz y cantante atraviesa un presente pletórico. Pero recordemos un poco: la ex “Casi Angeles” dejó todo “su confort” en el 2014 para embarcarse en un viaje a México para poder encontrarse y llenarse de experiencias.  Y en ese “retiro” se enamoró del músico Milton Cámara y quedó embarazada. Regresó a la Argentina para tener a Lupe (su hija, que en junio cumplirá 3 años). Y decidió abocarse a un proyecto musical como solista tras su paso por los Teen Angels. “Entre los Arboles” fue su primer disco, lanzado en 2017. Este 2019 la encuentra con la presentación de su nuevo single “Sin tu querer”.

¿Cuál es la identidad que estás buscando con este nuevo tema?

Cuando estaba escribiendo qué significaba “Sin tu querer” empecé a conectar con esa importancia que tiene la palabra, que tiene cada palabra que nosotros elegimos para comunicar. Y creo que mi identidad como artista y mi esencia preserva eso, preserva elegir cómo hablar del amor. Me parece que estamos en una época donde todo es veloz, donde cualquiera te dice te amo en cualquier momento. Y de repente se pierde eso tan importante que es:“che, te estoy diciendo te amo, te estoy diciendo lo importante que sos para mí, el valor que te doy”, y me parece que en estos nuevos géneros que estoy incursionando tienen eso, tienen esa importancia de la palabra, el bolero, la cumbia desde su lugar más alegre, como que trasmiten esa preservación de lo que es un mensaje de amor, un mensaje de dolor, de soledad, de angustia. Y me gusta también, porque en ese sentido estos géneros hacen que mi voz se coloque en otro lugar, que se exprese de otra manera, siento que cada palabra tiene su mundo, su expresión vocal, en donde tiene esa importancia y eso me encanta, entonces artísticamente creo que nunca voy a terminar de buscarme, pero esa identidad musical de pararme en un escenario y querer interpretar la canción desde un lugar muy sentido, siempre va a ser muy mío.

¿Cómo fue ese proceso de elegir géneros como la cumbia, el bolero, el candombe?

Empezó con el viaje a México, siempre fui de escuchar muchas mujeres cantautoras, entonces en ese sentido siempre conecté mucho con la mujer desde la composición, me gusta Bebe, Natalia Lafourcade, Ximena Sariñana, que son mujeres que escriben, que tienen algo para decir, que cuentan una historia. Entonces desde ese lugar, de las influencias que uno tiene, también mi viaje a México me conectó con esos géneros y empecé a sentirme muy identificada, muy emocionada cada vez que escuchaba una canción de ese estilo. Y me dije: “che si me está pasando todo esto con este estilo de música que quiero cantar y contar algo también, y hacer mi disco, me parece que tengo que ir por este lado”. Me conectaba con los viajes, con lo que es América Latina, la naturaleza, lo esencial, ese poder, entonces así fue como me metí en esos géneros.

¿Por qué México?

Te soy sincera, porque la prima de mi amiga nos insistía con que vayamos para allá, que se consigue laburo fácil. Nosotras no queríamos irnos a Ciudad de México sino al Caribe, a la Rivera Maya. Mochila, hostel, recorrer, conocer paisajes , gente viajera, gente despojada de todo y que decida conectarse con su propia esencia y su propio arte. Empecé a conocer gente con mucha música encima, sacaban el cuadernito de su mochila  o papeles, servilletas con letras, y cuando los escuchaba decía: cómo nadie conoce estos talentos, solo los conocen los que se lo cruzan en un viaje. Mucho talento, México me trajo todo eso. Y cuando me hablaban de ese lugar, me decían que es una tierra de mucha energía, entonces me llamó mucho la atención eso.

¿Esos artistas que conociste en ese viaje fueron motivo de inspiración?

Sí,  definitivamente, lo siguen siendo hoy en día, amigos, familia que elijo, ahora hace una semana nos fuimos a Córdoba todos juntos y la guitarra siempre presente y mis amigos que componen y cantan. Son personas muy especiales, seres conectados con ellos mismos, y eso a mí me encanta. Esos personajes tan únicos con los que compartís charlas, vinos y guitarreadas, lo disfruto mucho.

¿Cómo fue que decidiste volverte de México, donde disfrutabas de toda esa naturaleza, a volver a la gran ciudad de Buenos Aires?

Es un poco encontrar el equilibrio, vivo en Tigre, justamente para no vivir en la ciudad. Y también creo que es importante rodearse con personas que tengan esos mismos deseos. La decisión viene también de cuando estaba en México y me entero que estoy embarazada, ahí dije: necesito estar cerca de mi familia, mis hermanas, mi mamá, que es parte de mi naturaleza como mujer. Volví por eso, porque quería que Lupe, mi hija, esté cerca de mi mamá, de la familia de Milton, mi compañero. Creo que estar cerca de la familia es parte de la naturaleza del ser humano, trato de todos los días buscar el equilibrio ahí.

¿Cuál es la característica de la nueva Rochi que vuelve a Buenos Aires y que confía en si misma?

Hay varias cosas, una es el amor personal que hoy me tengo, que en su momento sentí que lo descuide un montón, hoy me siento más auténtica y liviana. Disfruto jugando, nada es tan pesado, nada es tan denso, no me tomo las cosas personal, voy viendo desde un lugar más liviano y auténtico, simple. Antes me sentía mucho más apagada, metida para adentro, malinterpretaba las cosas y las situaciones, y hoy me siento bien conmigo misma, todo lo que pasa afuera lo puedo tomar de otra manera.

La naturaleza es un factor que influye en tu vida y en tu música ¿si tuvieses que describir la naturaleza, como lo harías?

Es mi musa inspiradora, siempre que siento que estoy muy llena de pensamientos o muy enroscada necesito un lugar natural, ahora por ejemplo al vivir al lado del rio, no me importa la sudestada ni nada, porque sé que tengo la masa de agua ahí nomás. Para mí la naturaleza es nutrición es alimento, si estoy cerca de la naturaleza estoy en mi equilibrio, en mi lugar.

“Sin tu querer” habla de una mujer que está paralizada y después vive su presente. ¿Tiene que ver con tu vida?

Si, creo que “Sin tu querer” te lleva a un lugar más fantasioso, de un amor, de un abandono. Pero creo que uno justifica el abandono propio con algo que sucede externamente, como que haces responsable a lo que sucede afuera de lo que en realidad sucede adentro, siento que muchas veces lo que te pasa adentro es un espejo que se refleja afuera. Y tenés que ver qué hacer con eso, en su momento sentí estar haciendo todos los días lo mismo y no sentirme bien, no me sentía a gusto con ese ritmo de demanda laboral, de estar todo el tiempo respondiendo a otros sin tener tiempo para mí, de disfrutar las cosas esenciales. Respeto a las personas que le gusta y que con convicción van en busca de eso, pero a mí me pasa que necesito el equilibrio de las dos cosas, me encanta, disfruto de estar arriba del escenario, del arte, de actuar, de conocer gente copada y talentosa del ambiente y de la música, pero también necesito el silencio, el estar en mi casa tranquila con mi hija, entonces en ese sentido, siento que en su momento necesite parar, un cambo sutil, pero radical. Decir bueno, me voy de viaje, dejo todo acá y después veré qué pasa. Pero estoy siguiendo eso que realmente necesito, entonces “Sin tu querer” refleja un poco eso, estoy paralizada, estoy inmersa en esta rutina, constantemente lo mismo, igual, monótona, y no me sirve ¿Qué hago? Bueno hago ese pequeño cambio, que ahí es donde se desencadena todo lo otro.

 

 

¿Por qué la elección de contar tu historia en un desamor?

Porque me gusta la historia artística, me gusta encontrar una temática en la canción que me lleve a generar un personaje, a actuar. Tal vez hoy es el desamor, mañana es otra situación, pero me gusta esto de meterme en una historia y que me lleve a conectarme con mi parte actoral. También me gusta que sea un simbolismo, que sean metáforas.  Algo que se me despertó con estos géneros es esto, la autenticidad del bolero por ejemplo, habla de eso, del desamor, de hablar del amor desde un lugar con mucho apego, muy arraigado, como eso de “sin vos no vivo” y eso me gusta traerlo, porque es parte de lo mágico del género. Entonces “Sin tu querer” tiene algo de eso y tiene un poco de que me lleva a mí a pararme en un lugar de actuar un personaje, contar una historia y eso me divierte, porque creo que uno mis dos pasiones: la actuación y la música.

 

¿Cuáles son los siguientes pasos para seguir en búsqueda de tu identidad artística? 

Ya estoy produciendo el último tema, que sale ahora dentro de muy poco, un mes y medio.  Este próximo tema viene ligado al segundo disco que sale en septiembre/octubre, asi que estoy en esa, en la composición, metida en la cueva, para buscar inspiración, creatividad, de la mano de un equipo muy copado, que son Nico Coto, Mateo Rodo y Milton, mi compañero que siempre está conmigo, componiendo, escuchando, que es lo más mágico de este momento. También la maternidad, disfrutando de mi hija y conociendo gente muy grosa, que siento que el universo me las trae como diciendo “bueno, querés concretar este sueño?, bueno conéctate con esta persona”, y me está pasando, asi que van a enterarse de muchas facetas nuevas mías.