Snake: “Nos encanta experimentar, somos una banda que no mantiene una fórmula”

Por Nadya Pérez Lugo

Desde el rock más visceral hasta el pop más bailable. Snake juega con la dicotomía de los opuestos que conviven en una misma banda. Los uruguayos están en actividad desde 1995. La actual formación está conformada por  Marcelo Fontanini (voz), Mikael Boudakian (bajo), Mape Bossio (batería) y Claudio Pintos (guitarra).

Han realizado numerosas presentaciones en Argentina, presentándose en importantes festivales como Quilmes Rock y Rock en Baradero. Pero ahora la apuesta será mayor: el próximo sábado 5 de octubre dará a conocer las canciones de su trabajo doble “Pecadores y corderos”  con un gran show en Makena Club.

“En Makena será la primera vez que presentemos un disco acá, porque en realidad siempre vinimos a tocar desde nuestros inicios, pero siempre fue acompañando a otra banda, siempre fue de invitado, entonces es la primera vez que será nuestro show y a su vez la presentación del disco, así que eso nos tiene mas ansiosos, expectantes y manija”, lanzan al unísono Mikael Boudakian y Marcelo Fontanini en diálogo con Pogo de Rock.

 

 

 

 

Pecadores y Corderos, son dos cds con siete temas cada uno ¿Cómo fue que tomaron la decisión de hacerlo de esta manera?

Mikael: La decisión fue porque tenemos dos facetas muy marcadas en la banda, por un lado lo pop, funk, baladas, y por otro el lado más rockero. Y generalmente siempre estaban integradas en un solo disco y un poco son facetas que se escuchan entre si, la más rockera, alternativa, power, con la más baladera, beatlera, popera. Entonces cuando empezamos a componer las canciones de este disco nos dimos cuenta que seguíamos con esa brecha marcada entre dos estilos, y dijimos “pa’ nosotros somos asi”. Es nuestra forma de ser y hacer música, siempre fue asi, por que renegar con eso, asumámos de una vez que tenemos las dos facetas. Y fue a partir de asumir eso y de ser honesto con nosotros mismos, decidimos separarla en dos discos. Nos parecio alucinante hacerlo de esta manera, con discos temáticos. A veces te pasa que vas en un micro o en un auto y te dan ganas de escuchar un disco, depende de donde estes o qué estás haciendo, buscar algo más relajante que te baje, entonces ahí escuchas el otro disco. Nos gustó jugar con la dicotomía digital y llevarlo al arte y al nombre del disco. Por eso con “Pecadores y Corderos” buscamos qué nombre podía representar esa dicotomía, y estaba bueno que sea ese nombre, porque es la misma lucha interna que hay en una persona, muchas veces el pecador versus el cordero, el que hace el bien y de repente el que se manda una macana y se vuelve pecador, esa lucha interna que está reflejada en el arte del disco, también.

¿Se sienten más cómodos así?

Mikael: La realidad es que nos encanta las dos, por eso me gusta tocar las dos, componer canciones de las dos facetas y en vivo tambien las dos cosas. De repente en vivo se lucen más las canciones rockeras, mas energéticas, y en la radio las canciones más poperas, eso generalmente es lo que sucede, si lo queremos pasar a esos panoramas.

¿Cómo es el público argentino, cómo los trata?

Marcelo: Nos encanta cruzar para acá (de Montevideo a Buenos Aires), nosotros nos sentimos como en casa, somos muy parecidos entonces no sentimos una diferencia entre los públicos. Venimos hace mucho tiempo, hemos tocado con Catupecu, Cirse, Carajo, Árbol, con “montones” de bandas amigas, y muchas mas que ahora no me acuerdo.  Siempre hemos estado viniendo, lo que no hemos hecho es mantener una continuidad, que es lo que estamos empezando a hacer ahora, de estar siempre. Antes veníamos, tocábamos, y nos íbamos, y eso fue un poco erróneo de nuestra parte, pero venimos hace mucho tiempo, y no sentimos una diferencia entre los públicos, los rioplatenses somos muy parecidos en cuanto a como vivimos los shows.

¿Esa falta de continuidad provocó que no sean “tan populares”?

Marcelo: Sí, seguramente Nosotros lo hemos intentado, pero también al estar en Uruguay se hace más complicado poder mantener esa continuidad. Sin duda que otras bandas uruguayas han logrado mayor continuidad y seguramente sea por eso que les va bien acá y en otras partes del mundo, es importante que la banda este donde quiera desarrollarse.

Es interesante que abarquen estilos tan diferentes y no encasillarse en un género. ¿Eso fue espontáneo o pensado?

Marcelo: Somos muchas cosas, en un mundo en el que hoy se maneja así, antes era distinto, el metalero escucha solo metal, o el cumbiero escucha cumbia.

Mikael: Hay una apertura mayor, pero no creo que un metalero te escuche cumbia

Marcelo: Te hablo de extremos porque se nota que el pop ya penetró a gente que no lo escuchaba, el metal ya lo escuchan algunos cumbieros, hay cumbieros que tambien te escuchan AC DC y les gusta, que antes era más radical. Lo nuestro siempre fue muy natural, siempre hicimos canciones que hablan de rock y canciones mas pop que hablan de amor, o que cuentan cosas íntimas. En todos los discos de Snake siembre hubieron canciones lentas desde el corazón, y canciones rockeras afinadas en otros tonos mas oscuros, nada más que convivían en el mismo disco, entonces pasaban de estado muy rápidamente. En “Pecadores y Corderos” decidimos separarlas, y a nosotros nos ha funcionado bien de escuchar toda una faceta y vivirla, y despues escuchar la otra.

¿Cómo fue el proceso de composición, después de varios años de no sacar un disco?

Marcelo: En realidad el último disco de estudio fue en 2009, y despues editamos un disco acá, que fue la recopilación de todos los discos anteriores: sacamos un DVD, hicimos un disco acústico,  gira por Argentina,  Uruguay, España. Yo saqué un disco solista, Mikael también sacó un disco con los Hermanos Broder, una banda de amigos  que se juntan a hacer canciones. Pasaron los diez años volando; son cosas que necesitás vivir para poder crecer, para poder alimentarte con otros músicos, para aprender. Hace más o menos tres años nos juntamos nuevamente para cerrar este proyecto, ya teníamos canciones pero nos juntamos a finiquitarlo, y bueno ahí terminamos de producirlo. Asumimos este proceso que te contábamos de las dos facetas y bueno, ahí salió “Pecadores y corderos”, el 25 de julio de este año.

Al separar sus dos facetas en discos diferentes, ¿cómo van a hacer cuando saquen otro disco, van a seguir separando? ¿Pensaron en esto?

Mikael: Es interesante, estábamos pensando en esto, están buenas este tipo de charlas porque muchas veces te hacen cuestionarte y darte cuenta de determinadas cosas. Y una cosa que nosotros siempre pensábamos, era eso ¿Qué pasa si nosotros sacamos un disco totalmente rockero? Lo que creo es que el público que nos escucha, el que sigue a Snake, es un público que acepta esas dos facetas, que es tolerante a esas dos partes, y que de repente hay un montón que son rockeros y que no les gusta nuestra faceta mas beatlera mas popera, y no nos escuchan por eso. Y hay otros que pueden ser mas poperos que dicen “estos son re pesados”. Sin embargo el público que nos sigue a nosotros es justamente el que sigue la cabeza esa de las dos facetas.

¿Qué opinan del rap, el trap, el género urbano?

Marcelo:  Me encanta, la verdad que sí. Escucho, no todo, pero hay artistas que me gustan muchísimo y me parece muy interesante como se ha ido desarrollando, creo que es algo bueno, nosotros somos muy de experimentar, somos una banda que no mantiene una fórmula. Por ejemplo “Suicida” fue una de las canciones que mas éxito tuvo, nos llevó de gira a Estados Unidos, pero no mantenemos ese estilo sabiendo que funciona, siempre estamos haciendo cosas nuevas y buscando renovarnos, esa es nuestra búsqueda eterna y los nuevos estilos nutren mucho. De hecho tenemos canciones mezcladas con electrónica, nos encanta experimentar, esa es la realidad de Snake, y eso tambien te sorprende un poco porque el primer disco de Snake es funky total, si vos escuchás “Dos pasajes para Marte” es un disco muy funky pop, y después viene un disco muy rockero con funky. Fue evolucionando la banda, se hizo muy interesante, en el tercer disco que era la mezcla de los dos y bueno ahora en este cuarto disco de estudio, se separan.

Si tuviesen que definir a Snake como lo harian?

Marcelo: No sé. Para mí eso lo tendrías que decir vos, para nosotros es muy dificil definirnos. Creo que somos una banda con dos facetas, que mantiene esa dualidad en las letras y en el perfil de lo que es este disco también. Tanto en el arte como hacia donde van dirigidas las canciones.

Se viene Makena en Buenos Aires. ¿Con qué se va a encontrar el público?

Mikael:  Cuando presentamos un disco son los shows que más nos gusta preparar, porque es como “el” momento de la banda. Imagínate que el proceso de grabación de un disco empieza cuando empezás a componer las canciones, cuando te juntás, las discutís, las pensás, las cambiás, las producís. Después hay una segunda etapa que es la de grabación, donde se plasma todo eso y lo ves hecho realidad y te pones feliz de escuchar las canciones. Las escuchás una y otra vez, porque ves plasmada esa cosa que venias ensayando. La tercera etapa que es compartirla con el público y el show en vivo. Por eso la presentación de un disco es decirle al publico: tomá, esto es para ustedes. Entonces nos preocupamos mucho de todos los detalles en la presentación, desde la escenografía, las luces, los ambientes, tratamos de hacer lo mejor posible.