Sr. Secuaz: “El término rock está muy devaluado en Argentina”

Por Daniel Accornero

Con casi cuatro décadas de transitar el camino del rock, la voz de José “Pepe” Alonso es más que autorizada para opinar sobre el pasado y el presente del género en Argentina. Hace dos años decidió retomar su proyecto con Sr. Secuaz, una banda influenciada por diversos estilos, abarcando desde el blues clásico hasta el hard rock y que está integrada por el propio Pepe en bajo,  Lucas Sanz (Voz-Guitarra), Gabriel Tunesi (Guitarra) y Carlos Alberto (Batería- Voz).

“Somos una banda de rock and roll que abarcamos todo, por ejemplo los temas nuevos son más hard rock. La banda suena más dura. Tenemos dos guitarristas que se complementan muy bien, armonizan. No tenemos una guitarra líder”, dispara Pepe, en diálogo con Pogo de Rock.

“Una de las condiciones, prioridades, de la banda, es ego cero, cero divismo, ponelo así de grande. La vedette es la banda. A veces hay que cambiar de integrantes… Yo concibo que una banda de rock and roll sea de esa manera. No de ahora, yo toco hace 40 años y siempre pensé igual”, agrega.

La banda se presentará el 3 de agosto en el Rockin’ Music Bar (Arévalo 1488, Palermo) a las 21:30 hs para compartir los temas de su flamante disco “Vamos por más“.

 

 

Te noto como un “fundamentalista” del rock. ¿Es así?

Defiendo mucho el género del rock. El término rock está muy devaluado en la Argentina, por lo menos en los últimos 15 años. Hay bandas que están caratuladas como de rock and roll y de rock no tienen nada. Por ejemplo nosotros somos una banda de rock and roll. Podemos ser un desastre, horribles, pero hacemos rock. Debe haber un montón de bandas muy buenas en la Argentina pero no tienen acceso a los grandes medios. Porque se han impuesto, con todo respeto, lo que yo denomino el rock de las bermudas. Hay bandas que llenan River y suenan como la puta madre, pero no hacen rock and roll.

¿Y quién lo hace, según tu criterio?
Almafuerte, Rata Blanca, La Renga, Juanse. La última gran banda de rock a nivel internacional fue Guns N’ Roses. No se ha evolucionado en Argentina y en el mundo. Fijate que se escuchan la mayoría de temas ochentosos. Sufrimos un retroceso, la musa que hubo en los 60-70 y 80 quedó ahí. Escucho mucha música y termino siempre escuchando lo mismo porque no encuentro nada que me sorprenda. El rock cuando se subió a la limousine perdió toda la esencia, perdió rebeldía, el toque de compromiso. En la Argentina piden catering, eso no tiene nada que ver con la esencia de rock.

¿Hay cosas positivas?

Si, claro. Está el rock nacional de Manal, Almendra ,Vox Dei. Ese rock está emparentado con el tango. Eso de rock no tiene nada. Del otro lado estaba Pappo, con Riff y su etapa solista. Antes te subías con una campera de cuero, dado vuelta y ya eras rockero. Por eso yo le doy mucho valor a Rata Blanca, Walter Giardino impuso un respeto por el sonido, por el ensayo. Demostraron que a través de sus 30 años un respeto enorme hacia el público, te pueden gustar o no pero son una banda a imitar. A partir de ellos, el rock duro, el heavy metal , se puso los pantalones largos. En los 80 Virus vendía más que Riff: son cosas extrañas. Y ahora Rata Blanca debería llenar River, no la Beriso. El único que escapa a esa regla es La Renga.

Fuera del mainstream, ¿Cómo ves la actualidad del under en el país?

Tenés que pagar para tocar, pero no solamente nosotros. Esto pasa en Argentina, en otros lugares del mundo al músico se lo respeta. Así estamos en Argentina. Dejemos el rock, a cualquier artista le cuesta un huevo. Y después va al exterior y lo reciben espectacular. Acá hay muchos buenos músicops, buenas bandas. El argentino en sí, dejemos la parte política, es una persona preparada. Eso lo transmite en la música, en la pintura, etc.

¿Es una utopía vivir de la música?

El músico, en general, es muy bohemio, no va al dinero. Por supuesto está buenísimo vivir de la música, pero son contados los casos que pueden hacerlo. Es un esfuerzo lindo, porque hacemos lo que nos gusta. Nos cuesta cordinar las horas de ensayo o cuando grabamos porque todos en Sr. Secuaz trabajamos de otra cosa. Pero cuando uno tiene esta hermosa enfermedad, incurable y crónica que se llama rock and roll, no te para nadie. Yendo a enchufar el bajo en la sala de ensayo soy el hombre más feliz de la tierra. Ahí no soy padre, abuelo, soy yo en estado puro.

 

¿Cómo es el proceso compositivo de la banda?

La música pasa por Lucas y por mi, No tenemos un método estructurado. Por ejemplo con el tema “El Corso” la llevé casi lista a la grabación. Carlos se dedica más a las letras. A veces le paso algo a Lucas o él me lo pasa. Lo agarramos o lo desechamos.

La banda tiene una particularidad que tienen dos cantantes…

Mirá, tenemos esa posibilidad. A Carlos lo conozco hace 37 años, nunca había cantado y cuando se puso a cantar en un ensayo nos gustó, y se sumó. Que canten Carlos y Lucas le dan un color distinto a la banda. Incluso hay temas que canten los dos juntos. Nos da mucha amplitud tanto cuando grabamos como cuando tocamos en vivo.

Entregame una definición de diccionario sobre de Sr Secuaz

Emplearía dos palabras: Sangre y sudor.