Steve Harris llega a la Argentina con su banda British Lion

Llega a la Argentina c, la banda liderada por Steve Harris, miembro fundador de los íconos del metal británico Iron Maiden.  El encuentro metalero será el 16 de noviembre a las 19 horas  en el Estadio Obras (Av. Libertador 7395 Caba).

Desde su formación en 1975, su banda oriunda de East London ha producido 16 álbumes de estudio y ha generado más de 90 millones de discos vendidos hasta la fecha. Pero he aquí el nacimiento de ‘British Lion‘, es el primer proyecto solista / secundario de Steve Harris. Desarrollado en circunstancias súper secretas entre giras, es una “bestia” completamente diferente. Y según Harris, la decisión de embarcarse en su primer proyecto paralelo se debió estrictamente al talento puro de los músicos involucrados.

“Han tomado años para que se de esta unión”, dice Harris. “Originalmente el vocalista Richard Taylor y el guitarrista Grahame Leslie me enviaron una cinta, debería mostrarles cuánto tiempo hace que pasó esto. Me quedé impresionado y decidí ayudarlos un poco y desde allí seguimos”. “Pensé que las canciones eran potentes y que sería un crimen si no vieran la luz del día”.

Así que después de unos años de trabajar en más pistas junto con Richard Taylor y ahora también el guitarrista David Hawkins, Steve estaba listo para la siguiente etapa. Viajó junto a Kevin Shirley a Los Ángeles, California, listo para mezclar. “Es muy diferente, pero hay algunos elementos de Maiden allí. ¡No es que me haya preocupado demasiado por lo que piensa la gente!

Estas diez canciones enormes, con un ambiente de  rock decididamente pesado, un rugiente debut del León Británico de Steve Harris que pinta con una paleta completa de sonidos; meditado, melancólico, justamente indignado y exuberantemente pesado, es una clase magistral de influencias. Con Kevin Shirley en el timón de las mezclas, cuyo curriculum incluye a Maiden, así como a Joe Bonamassa, Journey, Rush y Led Zeppelin, entre muchos otros. Este es un álbum para apretar los dientes. Desde el rugido de la canción “This Is My God”, una diatriba sobre los peligros a los que se enfrenta la generación actual, hasta el triste “Lost Worlds” que muestra la enérgica voz de Richard Taylor, Glenn Hughes, está claro que simplemente que ‘British Lion‘ no decepciona. “Karma Killer”, con su musculatura fúnebre y un sonido digno de contemplar, y “Us Against The World”, con su estribillo masivo y guitarras parecidas a las de Maiden, demuestra hasta qué punto British Lion ha tensado el músculo musical de Steve Harris. Combinado con las melodías de guitarra líricas colosales del guitarrista David Hawkins, es un aperitivo antes de la épicas, “The UF.O./Who-loving”, “The Chosen Ones”, con su fanfarronería agresiva.

“A World Without Heaven”, de unos impresionantes siete minutos e infundido con elementos progresivos sin tambalearse nunca en la autocomplacencia, ilustra perfectamente las habilidades colosales de estos herreros para crear un ambiente fuerte y permanecer allí. Sobrealimentado por el estilo inimitable de Steve Harris, pero con una química totalmente diferente a la de Maiden, hay un ambiente poco cínico que es tan refrescante como fuera de lugar en la industria categorizada en la actualidad. Eso es porque, como Harris explica, ‘British Lion‘ puede ser un nuevo proyecto, pero su alma fue concebida hace décadas. “Sí, para mí es una colección de canciones realmente duras. Se trata de la melodía y la sensación y la actitud de los 70 con un toque moderno “, dice. “Estás saliendo y haciendo la música que crees que es la correcta”.

Estas son canciones, con fuertes temas en las letras como “Judas”, que, como Harris explica, “se trata de religión, alguien que ha estado más que coqueteando con la creencia, pero siente que la han decepcionado”. Luego viene la estimulante “Eyes Of The Young” – con sus líneas optimistas, casi nostálgicas “¿Puedes recordar ahora como solía / y patear el mundo que no necesitábamos ver?”. Luego, las partes melódicas y los riffs de poder de “These Are The Hands “. Y en “The Lesson”, nos enfrentamos a una historia de desencanto urbano que tiene una sensación casi misteriosa.