Vuela cada vez más alto: las mejores fotos de El Plan de la Mariposa en La Trastienda

Por Matías Lucano Rossi/ Fotos: Santiago Benítez 

Después de las dos presentaciones en La Trastienda donde empezó a despedirse del último disco “Devorando Intensidad” , El Plan de la Mariposa ratificó que se perfila para ser unas de las mejores bandas del ámbito local.  Desde el escenario, al igual que en sus álbumes de estudio y producción de videos,  son potentes, armónicos, versátiles y capaces de transmitir una energía que contagia en los climas que proponen desde la lírica, el sonido y la estética.  La banda oriunda de Necochea está integrada por los hermanos Andersen (Sebastián: voz, Camila: voz,  Valentín: guitarras y voz, Máximo : teclado y acordeón,  Santiago: violín) junto a  Andrés Nör (bajo) y Julián Ropero (batería).

En el concierto del viernes en el que estuvo presente Pogo de Rock,  abrió con Mar Argentino” y “La lanza de mi fe”, tema del álbum “Danza de Antalgia” que grabaron en su momento junto a “Cebolla” Cebreiro de La Vela Puerca.

“Nos sentimos muy protegidos de estar acá”, expresó el cantante Sebastián Andersen  antes de continuar con “Abrime los ojos” y “Flor de Tilcara”.

Después de un enérgico comienzo,  la suave melodía y las diáfanas voces de Sebastián, Camila y Valentín convirtieron a Cruz del Suren una especie de canción de cuna para el público. Cantos al unísono, manos alzadas, movimientos pendulares con el cuerpo y el brote de alguna que otra emoción fueron las escenas que se vieron abajo del escenario cuando se escuchaba:  “Salí de la zona del dolor a una mañana de sol/A oler la tierra mojada/Sentí la vibración de vivir/ Que vale vida un amor/ Y muerde vida esta pena/ Un día nos vamos de acá sin vos/ Hablarle al oído al sol/ A contarle que en la tierra vive Dios y algunos que morfan del dolor” 

La noche continuó con “Los Senderos” , “Parpadeo”“Diosa de los mares”, tema en el que estuvo  invitado el virtuoso guitarrista Rodrigo González.  Más tarde, entre otras canciones, sonaron  “Viajo con el sol”,  “Niño abuelo” (canción del último CD que grabaron junto a Lisandro Aristimuño),  “Navegantes” y “Paredón”.  Sebastián se tomó unos segundos para explicar cómo surgió esta última canción: “Estábamos de mochileros en Perú y, en el viaje, coincidió que falleció nuestro abuelo . En realidad se suicidó porque tenía noventa y picos de años y dijo: ‘muchachos, no como más. Solamente tomo agua’. Nos escribió un montón de cartas despidiéndose de todos  y partió hacia nuevos rumbos con una sabiduría que ojalá podamos alcanzar”.

Cuando llegó el momento de “Buenos Aires fiebre”, el cantante también hizo un preámbulo de cómo surgió el tema cuando se instalaron en la Ciudad.  “Fue un nuevo modo de existencia para nosotros, de interactuar.  Nos acostumbrarnos a ver mujeres, tipos y niños en las calles, a ver lo que vemos todos los días.  De repente, lo naturalizamos.  Haremos lo que podamos para cambiarlo. (Aplausos del público) Aplaudanse ustedes mismos por las cosas que van a hacer”, arengó.

La lista también incluyó “Invierno nuclear”,  “Savia”,  “Ella es agua”, “Romance con el desapego” y  “Mi Jagger”. Antes de un cierre vibrante,  Sebastián sostuvo:  “Muchas gracias por acompañarnos en este viaje. Nos vamos cargados de energía camino a grabar el nuevo disco. Y necesitábamos este encuentro”.  El repertorio  finalizó con  “Como decir que no” (invitado el cantante Fer Bruna de Brigada Barceló), “La Vida Cura” y “El Riesgo”.

 

MIRÁ LA COBERTURA FOTOGRÁFICA